Redacción

Madrid, España

Aunque ya no está en activo, David Ferrer ha sido otro de los perjudicados por la crisis del Covid-19. Director del Conde de Godó, hace ya varias semanas que se anunció que la gira de arcilla quedaba cancelada, a excepción de Roland Garros, que podría tener su oportunidad después del US Open.

Su primer año fuera de las pistas y cómo recuerda su despedida. “Es mi primer cumpleaños sin ser jugador, pero ya lo veo algo lejano, ha pasado un año, miro partidos de tenis, incluso viendo partidos míos antiguos y me alegra verlos, pero ya no es algo que eche de menos, la verdad.

A nivel personal este año ha sido positivo, con ese nombramiento como director del Godó, y es una lástima que no hayamos podido debutar, pero al final es lo de menos, ya lo seré en otro momento, lo importante es salir de esto lo mejor posible y que se salve la mayor cantidad de vidas posibles”.

“La despedida, los torneos que jugué… me alegro mucho de cómo fue todo y de cómo me despedí. Quería acabar de una manera buena, y lo pude cumplir, gané a Zverev, que era top-10, gané a Bautista, jugué a un nivel bueno y por eso me alegro de haber dejado el tenis de esa manera y con el cariño de la gente, no me esperaba un recibimiento tan bueno de la gente”.

La vida después de esta crisis por el Coronavirus. “Esto nos va a cambiar la conducta y nuestra forma de vivir, y creo y espero que sea para bien. Que sea más positivo todo, saber valorar, no estar tan estresados y ser más solidarios todos. A veces me da pena que incluso en momentos como este haya enfrentamiento social, ahora es momento de apoyarnos unos a otros”.

Y el tenis, ¿cambiará en 2021?. “Creo que el tenis también se verá afectado y cambiará, veo difícil que este año se pueda jugar. No soy adivino pero el tenis al final es un deporte global y en unas zonas se pueden recuperar pero empezar otra crisis en otras. Veo complicado tener al 100% controlado todo para que se pueda jugar un torneo de tenis con total normalidad.”