Redacción

Ciudad de México

La marchista mexicana, Lupita González, perdió toda esperanza de participar en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, luego de que el Tribunal de Arbitraje del Dopaje confirmara la suspensión de cuatro años por arrojar positivo en trembolona en el 2018. 

El 10 de mayo de 2019, la Comisión de Integridad de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo, ahora World Athletics, informó sobre la suspensión de cuatro años a la medallista olímpica en Río de Janerio.

González acudió al TAS para apelar la decisión argumentando que su dopaje fue por consumo de carne contaminada.

La decisión final fue aplazada hasta en cuatro ocasiones, sin embargo el día de hoy los jeces del Tribunal de Arbitraje del Dopaje ratificaron el castigo para la marchista mexicana. 

Ellos señalaron que Gonzalez no pudo demostrar que el consumo de trembolona no fue intencinoal y eso la deja fuera de los próximos Juegos Olímpicos. 

González podrá volver a las competencias hasta noviembre del 2022.