Redacción / Foto: AP

Ginebra, Suiza

La fiscalía suiza imputó a Joseph Blatter y Michel Platini por fraude y otros delitos tras investigar durante seis años un sospechoso pago de 2 millones de dólares.

El proceso, abierto en septiembre de 2015, puso fin a la carrera de ambos como dirigentes.

Blatter fue defenestrado antes de tiempo como presidente de la FIFA. Y Platini, entonces máximo jerarca de la UEFA, vio naufragar su ambición de convertirse en el heredero de su exmentor en la entidad rectora del fútbol mundial.

Ambos se exponen a condenas de cárcel de varios años si son encontrados culpables, aunque los casos en la justicia suiza suelen tomar años para llegar a una conclusión.

Blatter, de 85 años, y Platini, de 65, afrontan ahora un juicio en un tribunal en Bellinzona.

“Este pago dañó los activos de la FIFA y enriqueció ilegalmente a Platini”, dijo la fiscalía suiza.

Tanto Blatter como Platini han insistido que el pago respondió a un trabajo de asesoría realizado por Platini.

El caso gira en el pedido por escrito que hizo Platini a la FIFA en enero de 2011 para que se le pagara retroactivamente un salario adicional por su trabajo como asesor presidencial en el primer mandato de Blatter, entre 1998-2002.

Blatter ordenó a la FIFA que se hiciera efectivo el pago en cuestión de semanas. El suizo estaba por iniciar su campaña de reelección contra el qatarí Mohamed bin Hammam. La influencia que tenía Platini con el bloque de votos de Europa era crucial.

“Las pruebas recabadas (por la fiscalía general) corroboraron que este pago a Platini se hizo sin tener un sustento legal”, dijeron los fiscales.

Blatter y Platini han negado en todo momento haber actuado de forma impropia, remitiéndose a un acuerdo verbal que hicieron, hace más de 20 años, por el pago.

Blatter fue imputado por fraude, malos manejos, malversación de los fondos de la FIFA y falsificación de un documento. Platini fue imputado por fraude, malos manejos, falsificación y ser cómplice en la supuesta mala gestión de Blatter.

Los cargos por fraude y falsificación acarrean sentencias de cárcel de hasta cinco años.

“Afronto el proceso en la tribunal federal con optimismo y la esperanza que esta historia tendrá un final y todos los hechos quedarán aclarados”, dijo Blatter en un comunicado.

La investigación formal de Platini recién comenzó el año pasado y no fue hasta unos meses después que se incluyó la denuncia más grave de fraude.

Platini, tres veces ganador del Balón de Oro y capitán de la selección de Francia que ganó el Campeonato Europeo en 1984, dijo el martes sentirse “perfectamente confiado y sereno” sobre el desenlace del caso.

“Le haré frente a estas acusaciones sin fundamento e injustas”, dijo Platini en un comunicado.

Platini ha dicho en reiteradas ocasiones, y Blatter lo repitió el martes, que el pago fue declarado, pagándose impuestos por el mismo en Suiza.

Los fiscales abrieron la causa contra Blatter antes que la policía allanase la sede de la FIFA en Zúrich en el día que él y Platini acudían a una reunión del comité ejecutivo de la entidad.

Ello se produjo cuatro meses que una vasta investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló una trama de corrupción en las altas esferas del fútbol, desembocando en el arresto de dirigentes de países de las Américas en un lujoso hotel de Zúrich en mayo de 2015.

A raíz de los allanamientos en el hotel y apenas días después de ser elegido como presidente de la FIFA para un quinto mandato, Blatter anunció su renuncia y convocó a otra votación para encontrar un sucesor.

Platini era visto como el heredero de Blatter, pero su campaña fue abortada tras el destape del escándalo por más que no quedó bajo sospecha de inmediato.

La comisión de ética de la FIFA suspendió provisionalmente a los dos dirigentes y finalmente les impuso vetos de seis años a cada uno.

El castigo a Platini se redujo a cuatro años tras apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo y quedó habilitado para volver a las actividades del fútbol en octubre de 2019. Su nombre han sonado como un posible aspirante a un puesto en la junta directiva de FIFPRO, la asociación global de jugadores de fútbol.

La salud de Blatter se ha deteriorado y la última tanda de interrogatorios de los investigadores suizos se demoró hasta agosto.

Después de someterse a una operación en el corazón en diciembre pasado, Blatter estuvo una semana en un coma inducido.