Redacción / Foto: CONADE

Belgrado, Serbia

La selección nacional de basquetbol cerró con broche de oro su participación en los Juegos Mundiales Escolares Sub-15, al imponerse en la final de la disciplina por marcador de 69-52 ante Serbia, resultado con el que se proclamó campeón, por primera ocasión, del certamen más importante a nivel cultural, educativo y deportivo, que llegó a su fin este sábado.

En un encuentro emocionante y por momentos complicado para los nacionales, pues al ponerse en marcha las acciones en la duela, el equipo anfitrión logró una ventaja de 12-6; sin embargo, México reaccionó en el segundo cuarto y le dio la vuelta al marcador 17-16.

A partir de ese momento, el cuadro azteca se adueñó del juego y con un excelente control del balón, se fue al frente de la pizarra para irse al descanso con una ventaja de 37-24.

Para el tercer cuarto, México siguió dominando el encuentro y cerró con una pizarra de 56-42, pero en los últimos minutos de juego, Serbia logró acercarse 52-56, pero en su afán por detener la ofensiva tricolor, cometió una serie de faltas, los cuales fueron aprovechados por los nacionales para incrementar la ventaja de 69-52 y sellar el triunfo.

En su participación, la escuadra que dirige Adolfo Placencia Figueroa y Gerardo Rochín dejó en el camino a Macedonia, 72-47; Serbia, 71-37 y Francia, 69-52, por lo que llegaron a la final de manera invicta.

Con este resultado, nuestro país cerró su participación en Belgrado, Serbia, con 16 medallas producto de cuatro oros, ocho platas y cuatro bronces, entre las disciplinas de atletismo, taekwondo y baloncesto. La justa mundialista reunió a 2 mil 500 participantes de 35 países, que vieron acción en 14 disciplinas.