Redacción / Foto: AP

Zandvoort, Holanda

Max Verstappen entusiasmó a su público en casa al conquistar el Gran Premio de Holanda de Fórmula Uno el domingo y recuperar el liderato que tuvo temporalmente el británico Lewis Hamilton.

La séptima victoria del piloto de Red Bull en la temporada y 17ma de su carrera lo colocó en la cima, con tres puntos de ventaja sobre el campeón defensor, que llegó en segundo pero amortiguó el golpe con un punto de bono por registrar la vuelta más rápida del GP holandés.

El compañero de Hamilton en Mercedes, Valtteri Bottas, completó el podio.

El margen de triunfo de Verstappen de 21 segundos sobre Hamilton fue exagerado debido a que el británico tuvo que entrar a los pits de nuevo para disputar el punto del bono que hasta ese momento tenía Bottas. En un incidente inusual, Mercedes pidió a Bottas no buscar la mejor vuelta de la carrera, pero fue demasiado tarde y obligó a Hamilton a rescatarlo.

Un Verstappen jubiloso tomó una bandera de Holanda y la alzó apuntando a sus aficionados en medio de la celebración. Los seguidores devotos de Verstappen crearon un ambiente genial durante la carrera, convirtiendo las tribunas en un mar anaranjado.

“Como pueden escuchar, es increíble porque las expectativas eran altas y nunca es fácil cumplir eso”, indicó Verstappen. “Pero estoy muy feliz de ganar aquí y recuperar el liderato en el campeonato. Es un día asombroso con todo el público. Increíble”.

Pierre Gasly, de AlphaTauri, se llevó el cuarto puesto, adelante de Charles Leclerc, de Ferrari, y Fernando Alonso, de Alpine.

Verstappen inició la carrera en la pole por séptima vez, la mayor cantidad para un piloto en la temporada, y sexta en las últimas siete carreras, gracias a una brillante actuación en la clasificatoria del sábado.

Hamilton y Bottas estaban justo detrás. Verstappen tuvo un arranque genial para despegarse de ellos en el circuito de Zandvoort de 4,3 kilómetros (2,7 millas) de curvas de terraplenes elevados.

“El inicio fue muy importante, Pienso que lo hicimos bien”, declaró Verstappen. “Mercedes trató de dificultarlo para nosotros, pero respondimos realmente bien a todos sus intentos. Podemos estar contentos con la actuación de todo el equipo”.

El mexicano Sergio Pérez, compañero de Verstappen en Red Bull, también sumó puntos al cruzar la meta en el octavo lugar.

Con Red Bull entrando en ritmo, Mercedes trató de establecer una estrategia de mayor presión.

Hamilton cambión neumáticos en la vuelta 21, y Red Bull respondió haciendo lo mismo con Verstappen. Salió aproximadamente dos segundos adelante de Hamilton, cediendo a Bottas la punta momentáneamente.

“Va a ser crítico alcanzar y rebasar (a Bottas)”, dijo el equipo Red Bull a Verstappen por radio.

El júbilo estalló cuando Verstappen rebasó a Bottas en la vuelta 31, y posteriormente Hamilton hizo lo propio para colocarse 1,5 segundos detrás del holandés a la mitad de la carrera.

Mercedes mandó a Hamilton a los pits para un segundo cambio de neumáticos en la vuelta 40 en un intento por superar a Red Bull. No funcionó, cuando una parada habilidosa de Red Bull a pits puso a Verstappen tres segundos adelante.

“No parece haber una ventaja, (Red Bull) detectó nuestro engaño”, comentó un Hamilton frustrado. “Simplemente son muy rápidos”.

Hamilton no estuvo de acuerdo con la orden del equipo en la vuelta 55 de preservar los neumáticos en lugar de tomar el riesgo de dañarlos al presionar demasiado en la persecución.

“¿Qué, y no correr?”, preguntó Hamilton, quien recibió luz verde para seguir su estrategia.

Sin embargo, el británico no pudo acercarse lo suficiente para atacar a Verstappen, quien ahora tratará de mantener su ritmo en el Gran Premio de Italia en Monza el próximo fin de semana.

Hamilton, por su parte, buscará nuevamente extender el récord con una 100ma victoria después de fracasar en tres ocasiones desde que conquistó en Gran Premio Británico.