Redacción / Foto: AP

Washington, E.U.A.

Hubo momentos en los que quedó claro que Rafael Nadal no había competido en casi dos meses. Su saque fue errático. Dos tiros consecutivos se quedaron en la red, lo que derivó en un quiebre. Pero en otros episodios del encuentro, se pudo apreciar también por qué Nadal ha ganado 20 títulos de Grand Slam.

El español se impuso el miércoles 6-2, 4-6, 7-6 (1) sobre el local Jack Sock en un duelo del Abierto de Washington que requirió de más de tres horas para definirse.

Ante 7.500 espectadores que concurrieron para presenciar el debut de Nadal en el certamen sobre canchas duras, la mejor jugada fue un acto de magia. De espaldas a la red, Nadal golpeó la pelota entre sus piernas, en el primer set.

Batió un puño en el aire para festejar, mientras sus seguidores lo aclamaban. Esa forma en que abarcó todos los rincones de la cancha y el winner tras un drop de Sock en el desempate maquillaron los problemas aparentemente derivados de una lesión de pie que Nadal reveló recién.

El mallorquín dijo que esa dolencia fue la que lo alejó de Wimbledon y de los Juegos Olímpicos de Tokio. Llevaba tres semanas sin empuñar una raqueta.

Nadal (1er preclasificado) no jugaba desde que perdió ante Novak Djokovic en la semifinal del Abierto de Francia el 11 de junio.

También el miércoles, Dan Evans perdió su primer encuentro en la Gira desde que dio positivo por COVID-19 el mes pasado y se ausentó de los Olímpicos de Tokio.

El tenista británico, quien se ubica 27mo de la clasificación mundial y era sexto favorito en el Abierto de Washington, cayó por 7-6 (1), 6-0 con Brandon Nakashima en este torneo sobre cancha dura el miércoles.

“Fue muy extraño volver a jugar. Probablemente demasiado pronto por una o dos semanas. Pero decidí salir, practicar y acostumbrarme a las condiciones”, dijo Evans, quien no había jugado desde que julio, cuando fue eliminado en la tercera ronda de Wimbledon.

“Fue difícil saber cómo me sentiría. Ha sido complicado volver a estar en forma. Tuve muy fuertes síntomas”, dijo. “Estaba fuera de forma, creo que por 14 o 20 días. No fue lo mejor del mundo, pero es lo que hay”.

Evans, quien avanzó directamente a la segunda ronda en Washington, dijo que había recibido una dosis de la vacuna antes de enfermar. La segunda dosis se demoró debido a que contrajo el coronavirus.

Nakashima, quien cumplió 20 años el martes, ha ganado 10 de sus últimos 12 encuentros, todos en cancha dura. Sus triunfos incluyen finales en Los Cabos y Atlanta. Esto ayudó a que subiera al 89no puesto de la clasificación mundial.

El próximo partido de Nakashima en el torneo que sirve de preparación para el US Open será un enfrentamiento entre estadounidenses en la tercera ronda frente a Denis Kudla, quien superó a Taylor Fritz (10mo preclasificado) por 6-4, 6-2.

Otro estadounidense superó a un favorito. Steve Johnson se recuperó para superar al australiano Alex de Miñaur (3ro) por 6-7 (5), 6-4, 6-2.

Así como Evans, de Miñaur se perdió los Olímpicos tras dar positivo por COVID-19.

En otro duelo, el 11mo preclasificado John Millman superó por 6-2, 7-6 (8) a Elias Ymer, quien venía de la ronda de clasificación.