Redacción

Orchard Park, Nueva York

Taron Johnson dio la impresión de que era capaz de seguir corriendo hasta la próxima semana. Interceptó un pase y devolvió el balón 101 yardas hasta las diagonales, para que los Bills anclaran en su primera final de conferencia en 27 años.

La intercepción y touchdown de Johnson ante un pase de Lamar Jackson con 41 segundos restantes en el tercer cuarto aseguró el triunfo de Buffalo, por 17-3 sobre los Ravens de Baltimore el sábado, en la ronda divisional de los playoffs de la Conferencia Americana.

Con su devolución del envío interceptado, Johnson igualó la más larga de la historia de la NFL y coronó una impresionante labor defensiva de los Bills (15-3), que sólo permitieron 150 yardas en 32 acarreos al mejor ataque terrestre de la liga.

“Atrapé el balón y creo que miré hacia abajo, pero luego levanté la vista y me di cuenta de que había mucho césped descubierto por esa banda para mí”, relató. “En ese momento, había una persona a la que debía vencer, y era el número 8”.

Ese número es el de Jackson, famoso por su velocidad. Pero los únicos que alcanzaron a Johnson fueron sus compañeros de los Bills, quienes lo derribaron para celebrar en la zona prometida.

Jackson fue capturado cuatro veces y no regresó después de que se le llevó a los vestuarios por síntomas de conmoción cerebral, tras la última jugada del tercer periodo. Dos jugadas antes, Johnson había anotado.

En segunda y 10 en la yarda 25 de Baltimore, el centro Patrick Mekari envió el balón demasiado alto, sobre la cabeza de Jackson. El mariscal de campo se dio la vuelta y persiguió el ovoide que rebotaba detrás de él dentro de la yarda 5.

Trató de lanzarlo rápidamente mientras Tremaine Edmunds lo sujetaba por las piernas. En ese momento, Trent Murphy le cayó encima.

El golpazo dejó a Jackson fuera de combate. Tyler Huntley debió finalizar el partido, tras ser ascendido desde el equipo de prácticas.

La defensiva de Búfalo restó presión al ataque comandado por Josh Allen, que se limitó a 223 yardas totales. Los Bills sobrevivieron incluso a la mala actuación del pateador novato Tyler Bass, quien falló dos de tres intentos de gol de campo.