Redacción

Melbourne, Australia

El Abierto de Australia, único de los Grand Slam de tenis disputado en lo que va de temporada antes del parón por el coronavirus, maneja distintos escenarios para 2021 por la pandemia. Entre ellos, los organizadores no descartan incluso la cancelación, según su director Craig Tiley.

“El peor de los casos es que no haya Abierto de Australia. Nuestro mejor escenario en este momento es un torneo con jugadores a los que podamos acoger con técnicas de cuarentena y únicamente con aficionados australianos”, avanzó Tiley en declaraciones a Australian Associated Press (AAP).

El primer Grand Slam de la temporada se celebra en la segunda quincena de enero. El tenis lleva paralizado desde marzo y así seguirá al menos hasta mediados de julio, pero hay muchas dudas sobre si volverá a jugar hasta 2021 debido a las restricciones de viaje en todo el mundo.

Tiley, que también es director ejecutivo de la federación australiana, dijo que el organismo ha diseñado planes de contingencia y está hablando con todas las partes interesadas para salvar el torneo. “Hay cuatro escenarios y hemos planificado todo. Hemos planificado las veces que tenemos que tomar decisiones, las fechas en las que tenemos que tomar decisiones, a quiénes impacta y cómo les va a afectar”, explicó.

El Abierto de Australia de este año se llevó a cabo según lo planeado, pero Roland Garros se trasladó de su fecha tradicional en mayo a septiembre. En cuanto al resto de ‘grandes’, Wimbledon ha sido cancelado y el US Open todavía está programado para finales de agosto, aunque muchos jugadores dan por hecho que no será posible celebrarlo.