Redacción / Foto: CONADE

Tokio, Japón

La judoca Lenia Ruvalcaba Álvarez se adjudicó la madrugada de este domingo la medalla de bronce, luego de vencer a la representante de Turquía, Raziye Ulucam, en la categoría -70 kilogramos, en el judo de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

Fue en el imponente santuario japonés de la disciplina, el Nippon Budokan, que la mexicana se impuso por ippon a su oponente, para colgarse la tercera presea paralímpica en su cuenta personal, tras su plata en Beijing 2008 y oro en Río 2016.

Ruvalcaba Álvarez tuvo un inicio complicado, pues cayó por ippon ante Ina Kaldani, de Georgia, en la ronda de cuarto de final. Este resultado mandó a la histórica judoca a la final B de repechaje, en la que ganó por la misma vía a la griega Theodora Paschalidou, con lo que llegó a la pelea por el metal de tercer lugar.

La judoca de 35 años comentó que no solo tuvo que derrotar a sus adversarias en el tatami para colgarse esta medalla.

“El último mes fue bastante complicado, no pensé que iba poder llegar aquí a Tokio por situaciones de covid-19, y de pronto se logra esta medalla. Me voy con un bronce, desafortunadamente no fue el oro que yo quería, pero con todo mi corazón está aquí este resultado y estoy contenta porque no me voy con las manos vacías”, puntualizó.

La ahora triple medallista paralímpica dedicó su presea de bronce a su primer entrenador, Agustín Cruz, quien la incursionó en el judo.

“Este año se adelantó mi primer entrenador de judo y se la dedico a él y a toda su familia con todo mi corazón”, dijo.

El podio de los –70 kilogramos lo completaron la brasileña Alana Maldonado, con la medalla de oro; Ina Kaldani, de Georgia, con la plata y el segundo bronce, la japonesa Kazusa Ogawa.