Redacción

Acapulco, Guerrero

El italiano Lorenzo Musetti no es ajeno a las sorpresas y el martes por la noche lo hizo de nuevo. Musetti, en su torneo debut en México, dio un campanazo al vencer 6-3, 2-6, 6-4 al argentino Diego Schwartzman, quien era el tercer preclasificado en el Abierto de Tenis de Acapulco.

Musetti, de apenas 19 años y ubicado en el puesto 120 de la clasificación de la ATP, ya había dado muestras de su talento en el Masters de Roma del año pasado cuando venció a Stan Wawrinka y a Kei Nishikori para meterse a la tercera ronda viniendo de la clasificación.

“No lo puedo describir, estoy muy emocionado, esta noche no voy a poder dormir, es un hecho”, dijo el italiano al final del juego. “Hay que vivirlo para describirlo, estoy seguro que va a ser difícil dormir porque tengo mucha adrenalina del juego, aunque esté cansado, va a ser difícil dormir”.

En Acapulco, el tenista italiano repitió la historia porque también venía del torneo clasificatorio y ahora buscará seguir adelante cuando enfrente al estadounidenses Francis Tiafoe, quien superó a su compatriota Brandon Nakashima 6-4, 6-7 (5) y 7-6 (5).

“Va a ser difícil, nos hemos enfrentado antes, ya gané uno y perdí uno, esperemos a ver qué pasa mañana”, agregó el italiano sobre su próximo rival.

El “Peque” Schwartzman, quien es noveno del mundo, arribó al balneario mexicano de Acapulco con los ánimos por las alturas tras coronarse la semana pasada en la arcilla de Buenos Aires.

Abajo 5-1 en el tercer set, el argentino le puso agallas y se acercó 5-4 librando cinco puntos para partido, pero al final Musetti controló los nervios y mantuvo su saque para llevarse la manga.

La inesperada salida de Schartzman se une a la del croata Marín Cilic, quien perdió en la víspera con el estadounidense Sebastian Korda.

Otro italiano que salió con el puño en alto en la jornada del martes fue Fabio Fognini, quien derrotó 7-5, 6-2 a su compatriota Stefano Travaglia.

Fognini, sexto en la siembra, chocará ante el ganador del partido entre el británico Cameron Norrie y el estadounidense Stefan Kozlov.