Redacción

Monterrey, Nuevo León

Renata Zarazúa llegó este viernes a Monterrey para ser el estandarte mexicano en el Abierto GNP Seguros, que jugará gracias a un wild card otorgado por el comité organizador.

La tapatía llegó a mediodía al Aeropuerto Internacional de Monterrey después de que su vuelo de Guadalajara sufrió un retraso de casi tres horas.

Tras de pasar unas horas en el hotel sede, la mexicana pisó por primera vez en este año las canchas del Club Sonoma, sede del evento regio, para pegar sus primeros golpes en la Ciudad como preparación al torneo que se realizará del 15 al 21 de marzo.

Renata viene de participar en el Abierto de Zapopan, en Guadalajara, en el que ganó su partido de primera ronda a la polaca Katarzyna Kawa, pero perdió en su siguiente encuentro ante la eslovaca Ana Karolina Schmiedlova en un cerrado encuentro que se definió en tres sets.

Junto a Renata llegó también la estadounidense Sloane Stephens, ex número 3 del mundo y ganadora de un torneo de Grand Slam, al coronarse en el Abierto de Estados Unidos del 2017.

Sloane, quien llegó junto con su mamá como acompañante, será también uno de los atractivos principales del Abierto GNP Seguros, que inicia este fin de semana con el torneo de calificación.

También arribó la británica Heather Watson, campeona de la edición 2016 del Abierto GNP Seguros, además de las estadounidenses CoCo Vandeweghe y Lauren Davis, y la eslovena Tamara Zindansek.

Todas las jugadoras fueron recibidas en el hotel sede por el director general del Abierto GNP Seguros, Hernán Garza Echavarría, quien les deseó suerte en su participación.

Las jugadoras tuvieron que cumplir con todos los protocolos sanitarios dictados por la WTA y las autoridades estatales y federales de la Secretaría de Salud para acceder al hotel y a las instalaciones del Club Sonoma.