Redacción

Sofía, Bulgaria

De la mano de un extraordinario Gerardo López Villaseñor, el equipo mexicano superó este 3-1 a Bulgaria de visitante dentro de la serie por el Grupo Mundial II de la Copa Davis. 

‘Jerry’ batalló más de 3 horas y media para vencer a Dimitar Kuzmanov por 7/6, 4/6 y 7/6 para darle a México el tercer punto necesario para ganar la serie en Sofía y soñar con el Grupo Mundial I. 

López, que ha ganado cuatro partidos de Copa Davis consecutivamente, contra Finlandia y Bulgaria, comentó: “El tercer set fue a punta de actitud, de ganas. No es fácil, pero hay que seguir adelante. Los jugadores grandes pierden un punto y empiezan el siguiente como si nada pasó. Hay que aprender de ellos. Kuzmanov no me regaló absolutamente nada”.

“Liderazgo es lo que mostraron hoy los doblistas. Ahí fue la serie, el punto clave y me contagiaron la confianza. Le metió presión a Kuzmanov para ganar ese punto”.

En un partido de casi absoluta paridad, el mexicano jugó de manera excepcional los dos tie-breaks para llevarse un triunfo que sin dudas recordará. 

Kuzmanov, que perdió a su padre este fin de semana, le recordó emocionado: “Soy un profesional. A mi padre le hubiera gustado verme jugar porque él era feliz durante mis partidos”.

“Fue un partido muy peleado, con muchos cambios. No creo que hubiera un cambio decisivo. No hice nada terriblemente mal, pero solo puede haber un ganador”, comentó el tenista búlgaro. 

“Como jugador siempre fui un jugador caliente. Me gustaba jugar este tipo de eventos representando al país. Hice buena química con Jerry, somos parecidos. Este último partido fue cambiante, estuvo cerrado, pero había que levantar cabeza para que no se viniera para abajo.

“Pero tiene una cabeza muy fuerte, un corazón enorme de guerrero. Estoy emocionado. Viví el partido de muchas maneras, pero esta emoción me la llevo en el corazón”, analizó un emocionado capitán Miguel Gallardo.

“Fue una serie dura que venimos trabajando desde hace dos semanas. El equipo se mentalizó y se comportaron como profesionales. Jerry en este tipo de competencia se vuelve otro jugador. Nació para jugar la Copa Davis. Creímos en la victoria y sabíamos que no iba a ser fácil. Sin Dimitrov se nos abría una pequeña ventana. Estudiamos a los jugadores búlgaros muy bien, el resultado se dio. Esta victoria es de los muchachos”.

“Fue mi primera experiencia como capitán y no la voy a olvidar nunca. Seguimos hacia adelante”, concluyó Gallardo en el post-partido.

Juego de dobles fundamental para el triunfo

La victoria de Jerry se suma al triunfo más temprano en el dobles compuesto por Hans Hach Verdugo y Miguel Angel Reyes-Varela, que batieron 64 64 a los locales Gabriel Donev y Alexandar Lazarov para  adelantarse 2-1. 

En 1 hora y 12 minutos, la dupla mexicana no sufrió quiebres de servicio (salvó en dos ocasiones), restó con solidez y con dos quiebres sobre el saque rival se llevó un sólido triunfo. 

El equipo mexicano festejando el triunfo de Gerardo López Villaseñor

Tras el triunfo en el dobles Reyes ya había presagiado la importancia de Jerry en Sofía, “Fue clave ayer lo que hizo Jerry, cambió la energía de la serie. Hoy lo que nosotros hicimos es sumar esa energía, saltar desde el principio del partido. Estuvimos sólidos. Contentos estar a un punto de distancia. Y seguir con esa buena vibra para lograr el resultado”. 

Hach, en tanto, valoró: “Desde que empezó la serie sabíamos que Bulgaria es un equipo fuerte y que iba a haber una batalla dura. Después del primer partido vimos qué fuerte estaban ellos. Estas series tan duras y tan fuertes el momentum es algo que tiene mucho valor”. 

El viernes, López Villaseñor también había sumado su punto en el singles, coronándose hoy el héroe de Sofía.