Redacción

Tampa Bay, Florida

El séptimo título de Tom Brady en el Super Bowl fue tan normal, pese a la mudanza al sur para jugar en un nuevo equipo y conferencia durante una pandemia.

Brady lanzó un par de pases de touchdown a su viejo amigo Rob Gronkowski y otro a su camarada Antonio Brown, y los Buccaneers de Tampa Bay dieron cuenta el domingo 3-19 a Patrick Mahomes y los Chiefs de Kansas City en su propia casa en el Super Bowl 55.

El mejor quaterback de todos los tiempos extendió su récord de conquistas del Super Bowl. Ahora son siete coronas en 10 intentos, el primero ajeno a la tutela del entrenador de los Patriots Bill Belichick.

Vigente más que nunca a sus 43 años, Brady eclipsó su récord del jugador más longevo que se consagra campeón del Super Bowl. También emuló a Peyton Manning como los únicos mariscales de campo que se han proclamado campeones de la NFL con múltiples franquicias.

“No me pondrá a hacer comparaciones, poder disfrutar esto con este grupo de jugadores es increíble”.

Tom Brady

Lo llamativo es que fue la más fácil de todas sus consagraciones previas en el Super Bowl, que tenían un margen promedio de cinco puntos. Mahomes perdió por doble dígitos por primera vez en su carrera de cuatro años.

Los Buccaneers (15-5) conquistaron sus segundo título y el primero en 18 años, el primero equipo que disputa la cita máxima del fútbol americano en su feudo, el cierre de una inusual y dura temporada que se llevó a cabo en medio de la pandemia de coronavirus.

Como equipo de wildcard, los Bucs hilvanaron tres victorias fuera de casa para alcanzar el Super Bowl. Emularon al Lightning, el equipo de hockey sobre hielo de Tampa Bay que se proclamó campeón en la temporada de 2020. Los Rays también alcanzaron la Serie Mundial de béisbol, pero perdieron ante los Dodgers.

“Estoy muy orgulloso de todos”, dijo Brady. “Tuvimos un noviembre muy complicado, pero entramos en sintonía en el momento justo. Sabíamos que esto iba a pasar. Ha sido nuestro mejor partido de la temporada”.

El triunfo de Tampa impidió a Mahomes y los Chiefs (16-3) poder convertirse en el primer equipo que repite como campeón desde los Patriots de Brady en 2003-04.

“No me lo imaginé para nada”, dijo el entrenador de los Chiefs Andy Reid. “Creía que íbamos a jugar como siempre y no ha sido así. Hay que darle el crédito por eso”.

La NFL completó su temporada de 269 juegos en la fecha prevista y sin cancelaciones, algo notable que requirió de 1 millón de pruebas de COVID-19 para los jugadores y personal de los equipos.

A causa del virus, apenas se permitió que 25.000 espectadores — obligados a usar mascarilla — ingresaran al estadio, entre ellos 7.500 empleados sanitarios vacunados y que recibieron boletos gratis por parte de la NFL. Se colocaron 30.000 en las restantes butacas para hacer ver lleno el recinto.

Un individuo con un ropaje de color rosa eludió a la seguridad e irrumpió en el emparrillado, deslizando en la zona de anotación, cuando quedaban 5:03 por jugar.

Mahomes y la potente ofensiva de Kansas City nunca engranó en la noche ante un feroz defensa de Tampa.

A sus 68 años, Bruce Arians se convirtió en el entrenador en jefe de mayor edad que gana el Super Bowl. Su madre de 95 años, Kay Arians, presenció el partido en persona.

Brady, Gronk y el coordinador defensivo Todd Bowles fueron esenciales para que Arians obtuviese ese trofeo Vince Lombardi.

Bowles orquestó un plan magistral de juego que desquició a Mahomes y maniató a los Chiefs, todo contrario a la victoria de Kansas City por 27-24 en Tampa durante la Semana 12, una en la que los Chiefs tomaron una ventaja 17-0 en el primer cuarto. Tyreek Hill registró 269 yardas con tres tochdowns en ese duelo. Apenas pudo acumular 73 yardas y tres pases atrapados el domingo.

Después que los Chiefs se pusieron arriba 3-0, el resto fue un monólogo de Brady y los Bucs.

Brady completó un hito personal cuando conectó un pase de anotación de 8 yardas con Gronkowksi para que los Buccaneers se fueran al frente 7-3 con 37 segundos por jugar en el primer cuarto. Los nueve equipos de Brady en Nueva Inglaterra que alcanzaron el Super Bowl apenas sumaron un total de tres puntos en el primer cuarto.

Gronkowski, quien salió del retiro para jugar con su sucio, atrapó sus touchodowns 13 y 14 en la postemporada a pases de Brady. Ello rompió el récord que compartían con Jerry Rice y Joe Montana, quienes se combinaron para 12.