Redacción

Ciudad de México

En uno de los escenarios más emblemáticos de la Ciudad de México, la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, se llevó a cabo la conmemoración de los 50 años de la llegada del taekwondo a este país.

A esta festividad fueron convocadas las diversas organizaciones del arte marcial en México. Poco más de mil personas se dieron cita en la explanada de Tlatelolco, entre las que se encontraban los primeros medallistas que tuvo este deporte, desde su época de exhibición hasta ser oficial en el programa olímpico.

Entre los asistentes estuvo Mónica Torres, medallista en Barcelona 92 cuando el taekwondo era de exhibición, y quien fue considerada la competidora que abrió las puertas para la rama femenina; así como Dolores Knolle, bronce en esa misma justa.

También destacó la presencia de Guillermo Pérez y María del Rosario Espinoza, quienes en la cita de olímpica de Beijing 2008 pasaron la historia al ser los primeros monarcas de la especialidad. Todos reunidos en medio de una celebración monumental.

El taekwondo llegó a México en 1969 gracias a la colaboración de Manuel Mondragón y Kalb, quien invitó al coreano Dai Won Moon a ser parte de este deporte en el país.

En medio de la celebración, el presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo, Francisco Raymundo González, enalteció el compromiso que tiene este deporte con la sociedad y desde luego el hecho de ser uno de los deportes de tradición medallista en el país.

“Este día es histórico para el taekwondo mexicano. Son 50 años de gran tradición. La Federación Mexicana, a través de las asociaciones estatales y de cada niño que trae el uniforme blanco, que representa pureza, han sido parte de esta histórica celebración”, apuntó.

De acuerdo con González Pinedo, la historia del taekwondo mexicano la han escrito los maestros y entrenadores, ya que la Federación es sólo un caudal para apoyar las acciones emprendidas por cada uno de los instructores en la formación de los talentos que luego se convierten en campeones.

“El color blanco también significa formar a buenos ciudadanos y seres humanos. Ese es el legado del taekwondo, porque las patadas y los golpes con el tiempo se acaban”, abundó.

Ana Gabriela Guevara, directora general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), externó el nivel histórico del taekwondo en el país, ya que ha sido el deporte que desde su ingreso al programa olímpico, no ha dejado de estar en el podio.

“Felicito a cada uno de los que son parte del taekwondo. No sólo por llegar a este momento, sino por el legado de este deporte que tiene mucho por construir y mucho por lograr”, añadió.

Indicó que como directora de la Conade es un día de felicidad por ser parte de este día histórico para el taekwondo que ha dado grandes resultados al país en el contexto mundial.

A esta celebración acudió el equipo coreano Demo Team Kukkiwon, que con una delegación de 20 competidores, maravilló con sus rutinas a los niños y jóvenes que vistieron de blanco la Plaza de las Tres Culturas.